tiempo oficial vs tiempo neto

Llegamos a la última entra del especial “Entendamos las carreras todo lo que las rodea“, en el que hemos repasado algunos de los conceptos o términos que tienen que ver con las carreras populares y que a veces provocan ciertos malentendidos o confusiones.

Después de haber entendido como se mide un circuito, que significa distancia oficial y distancia homologada, para que sirven las marcas acreditadas y en que consiste una salida por oleadas, en este último post vamos a referirnos a los dos conceptos que quizás provocan más polémica entre los corredores: tiempo oficial y tiempo neto.

Tiempo oficial vs tiempo neto (o real)

Este es un aspecto que suele crear algo de controversia, pero que en realidad no tiene discusión. Para dejarlo claro desde el principio,  cuando corremos una carrera el tiempo que “vale” es el oficial, es decir, el que transcurre entre el “pistoletazo de salida” y el paso por meta.

Si solamente existe una salida, el tiempo oficial empieza a contar al mismo tiempo para todos los corredores, estén en primera linea de salida o 50 metros más atrás. Es cierto que en este caso tienen ventaja los que estén más adelante, que por otra parte suelen ser los corredores más rápidos, ya que el resto de corredores tendrán que recorrer una serie de metros extras (no incluidos en el recorrido oficial) hasta llegar a la salida.

Si se realizan diferentes oleadas, cada salida tiene su propio tiempo inicial por lo que el tiempo oficial de cada corredor comenzará a contar a partir de que se de la salida a la oleada a la cual corresponde.

Por el contrario, el tiempo real es aquel que transcurre entre el paso de un corredor por la linea de salida y la meta. Hay gente que se queja porque este tiempo no es el que se utiliza para las clasificaciones, pero en realidad es lógico que no se haga así.

Si se utilizara el tiempo real se podrían producir situaciones ridículas como que el primero corredor en cruzar la meta no fuera el ganador, ya que habría que esperar (puede que horas y horas) a que todos los corredores acabaran la carrera para conocer todos los tiempos netos y así poder conocer al vencedor… que incluso podría ser el último corredor que hubiera llegado a la meta. Es decir, sería un caos organizativo.

Esta situación si puede darse en el caso de la salida por oleadas, aunque es muy improbable, ya que podría ocurrir que un corredor de la última oleada hiciera el mejor tiempo, y por lo tanto resultara ganador a pesar de no pasar el primero por meta. Esto sería correcto, puesto que su tiempo oficial se calcula en base a la salida de su oleada.

Como decíamos, lo normal es que esto no pase, y que el vencedor sea uno de los corredores que han salido en la primera oleada, que como decíamos en el punto anterior, queda reservada para los corredores que presentan mejores marcas, es decir, los de élite.

Otro tema aparte es que los organizadores muchas veces no faciliten los tiempos netos y muestren en las clasificaciones únicamente los oficiales.

En realidad, solo a unos pocos (los que realmente corren la carrera para ganarla y para hacer marca, y que normalmente salen los primeros) les importa el tiempo oficial.

Al resto, a los que nos hace ilusión ver la clasificación para comprobar nuestro puesto final, comparar nuestra marca con la de algún amigo, o con la que hicimos en ediciones anteriores de esa misma carrera… lo que buscamos es el tiempo real; por lo que cuando no aparece, pues nos provoca un pequeño “enfado”.

Por suerte, hoy en día es raro el corredor que no se cronomete así mismo con su propio reloj, así que en estos casos, solo nos queda fiarnos de nosotros mismos y de haber apretado el START y el STOP en los momentos adecuados.

Entradas relacionadas:
29/01/2011 – Entendamos las carreras y todo lo que las rodea (III): marca acreditada y salida por oleadas
21/12/2010 – Entendamos las carreras y todo lo que las rodea (II): distancia oficial y distancia homologada
26/11/2010 – Entendamos las carreras y todo lo que las rodea (I): calendario nacional y medición de un circuito