Dile SI al running

Puede ser que algún compañero de trabajo o algún amigo te haya hablado de los beneficios del running. Es probable que más de una vez te hayas cruzado con gente corriendo, seguro que has pasado por delante de una tienda de running y has visto toda esa ropa con colores chillones.. o que cualquier domingo por la mañana hayas “sufrido” las calles cortadas por una carrera popular.

Todas estas señales que recibes día tras día no son más que el “running” llamando insistentemente a tu puerta, de momento cerrada…. pero por poco tiempo. Lo cierto es que te están haciendo empezar a plantearte el salir a correr algún día, aunque sea para probar a ver si es verdad que eso de correr es tan adictivo como te dicen. Por un lado sabes que hacer deporte es bueno para la salud, pero por otro lado piensas que seguro que requiere un montón de sacrificio y que tu escaso tiempo libre prefieres dedicarlo a cosas “más importantes”. Lo cierto es que por unas cosas o por otras, no acabas de dar el paso, necesitas un pequeño empujón.

Comenzar a correr es una de las mejores decisiones que podrías tomar, cualquier aficionado al running te lo podría decir, ya que las ventajas superan con creces a los inconvenientes. Por eso, y para que se te vayan de la cabeza todas esas dudas que te rondan, aquí tienes una lista de argumentos para convencerte de que al menos, debes intentarlo:

Es bueno para tu cuerpo

El motivo principal de por qué es una buena idea el empezar a correr (y hacer deporte en general) es porque es saludable. Solo esto ya debería ser suficiente para convencerte, porque ¿hay algo más importante que tener buena salud?.

Si quieres cosas más concretas, estos son algunos de los beneficios a nivel físico que te aporta el correr: te va a ayudar a adelgazar y a estilizar tu figura. Vas a mejorar tu sistemas cardiovascular e inmunitario. Tu capacidad aeróbica va a aumentar de forma considerable y tanto tu musculatura como tus articulaciones van a salir muy beneficiadas.

Es bueno para tu mente

Si antes comentaba las ventajas físicas que tiene el correr, ahora le tocas a las que tiene a nivel psicológico. Está demostrado que al hacer ejercicio, el cerebro libera endorfinas que provocan una sensación de felicidad y bienestar general (si, pordríamos decir que en cierto sentido es como una droga.. pero buena) Esto te va a ayudar a tener un mejor humor y también es una manera perfecta de liberar estrés y de olvidarte de tus preocupaciones durante un rato.

Otro aspecto que se va a ver beneficado es el de tu autoestima. El ver como poco a poco vas mejorando y te vas superando a ti mismo, te va a animar a continuar para seguir progresando.

Es barato

Se quiera o no, el tema del dinero es importante en todos los ámbitos de la vida, y el running no iba a ser una excepción. La buena noticia es que para correr no necesitas hacer grandes desembolsos económicos. A diferencia de otros deportes en los que necesariamente tienes que hacer un gasto inicial para equiparte, unas zapatillas de running en condiciones son el único equipamiento que podría considerarse necesario para correr… pero no porque sin ellas no puedas hacerlo, que si puedes, sino porque te van a evitar lesiones y molestias futuras derivadas de la práctica deportiva.

Es cierto que si te apuntas a carreras tendrás que pagar la inscripción, y que tarde o temprano lo normal es que acabes comprándote más cosas relacionadas con el running; pero todos estos gastos extras son absolutamente opcionales.

Está al alcance de cualquier persona

El running es un deporte que sea cual sea tu nivel físico, puedes practicarlo. Cualquier persona puede correr (exceptuando, lógicamente, a aquellos que tengan algún impedimento físico que les impida hacerlo) y está al alcance de un rango de edades muy amplio comparado con otros deportes.

No se necesita tener ninguna habilidad especial y tiene la ventaja de que cada persona puede adaptar la práctica del running a sus posibilidades.

Es cómodo. Es sencillo

¿Qué necesitas hacer para empezar a correr? 1º- Salir a la calle, 2º- Correr . Ya está, nada más… no dirás que es complicado ¿no? No tienes que desplazarte hasta unas instalaciones determinadas, ni adecuarte a un horario establecido, ni tienes que quedar con otras personas; en el running todo es mucho más sencillo. Puedes correr cuando quieras y por dónde quieras, de día o de noche, solo o acompañado… solo dependes de ti y de tus piernas.

Es una manera de conocer gente

Aunque antes hablaba de que la comodidad de poder correr cuando y como quieras sin tener que depender de nada ni nadie es un motivo importante que te puede convencer para empezar a correr, la posibilidad de conocer gente saliendo a correr en grupo también es otro de los reclamos del running.

Aunque es muy normal ver a personas corriendo solas, también observaras que en determinadas zonas (sobre todo parques) cada vez es más habitual encontrarse con grupos de corredores. El auge del running está provocando el aumento de las quedadas de runners a las que te puedes unir, o los grupos organizados de entrenamiento donde te te puedes apuntar.

Puede tener efectos colaterales… beneficiosos

El empezar a correr puede afectar, de manera positiva, a otros hábitos de tu vida diaria. Es muy probable que te empieces a preocupar más por tu alimentación, que te propongas dejar de fumar y que al variar tus rutas de entrenamiento descubras nuevas zonas de tu ciudad que antes desconocías.

Aparte de esto, seguro que el running se convierte rápidamente en tu nuevo hobby y te empiezas a interesar por todos los aspectos relacionados con el mismo: material deportivo, tipos de entrenamiento, carreras, etc… La verdad es que tienes muchas posibilidades de acabar enganchándote, pero no te preocupes, es lo que le pasa a la mayoría de las personas cuando “lo prueban”.

 

La verdad es que después de leer todo esto, no se por qué sigues mirando a la pantalla de tu ordenador/tablet/movil en lugar de haber salido ya a correr.. jeje. Pruébalo y seguro que te acabas enganchando. Tanta gente que corre no puede estar equivocada ¿no crees?