¿Correr es barato?

Al pensar en running lo primero que se le viene a la mente a muchos es que es un deporte barato comparado con otros… y en un principio puede parecer verdad. Dejando aparte el hecho de que es un deporte que puedes practicar en solitario al no depender de nadie más, y que no necesitas ni de unas instalaciones específicas ni de un material deportivo concreto para poder practicarlo, el que sea un deporte teóricamente asequible para los bolsillos de aquellos que empiezan lo convierten en una actividad de muy fácil acceso.

La suma de todo esto puede que sea la explicación del auge del running hoy en día. El factor dinero es determinante (sobre todo en estos momentos) y cada vez es más normal el ver a gente que empieza a cambiar el gimnasio por el running para ahorrarse ese dinero todos los meses… pero ¿realmente el running es barato?

Básicamente que hay 2 cosas que diferencian al running de otros deportes:

– No te hace falta alquilar una pista ni ninguna otra instalación para poder disfrutarlo ya que puedes salir a correr por la calle, por un parque, por el campo.. por donde quieras.

– Material deportivo; piensa un momento: raquetas para los deportes de raqueta (lógicamente), bicicletas si te tira más el ciclismo o el triatlón, para deportes de invierno esquíes, tablas de snowborad y ropa de abrigo,… y podríamos seguir así con casi todos los deportes que hay llegando a una misma conclusión: quieras o no, en la gran mayoría de deportes te hace falta “algo accesorio” que normalmente no tienes y que hay que comprar expresamente para poder practicarlo. Y tienes que comprarlo si o si; o al menos debes alquilarlo, lo que en el fondo también es un gasto.

EL dinero que vas destinando al running aumenta cada vez más

En el running no, no hay ningún complemento específico sin el cual no puedas correr. No es imprescindible llevar un reloj deportivo, ni ropa técnica,.. incluso las zapatillas de running, que podríamos considerar como básicas para un corredor, son opcionales.

Nada te impediría salir a correr con unas zapatillas deportivas no específicas para el running (aunque no es recomendable, que quede claro).. y de hecho creo que todos hemos visto mas de una y dos veces a gente haciéndolo.

Viéndolo así, pues es barato, o mejor dicho, parece barato… pero todos los que somos aficionados al running sabemos que esto no será siempre así.

Del espejismo inicial…

Cuando nos planteamos empezar a correr, normalmente lo hacemos con lo primero que pillamos por casa: una camiseta, un pantalón corto y unas zapatillas.. y listo. Quién más y quién menos esto lo tiene así que piensas: “no me hace falta comprar nada”… y el lugar para correr lo tenemos bajando a la calle. Es decir, la inversión que hemos hecho para correr en nuestro primer día ha sido de 0 euros. Efectivamente parece barato.

…a la cruda realidad

Esta situación en general no dura mucho ya que si eso de correr te engancha, más pronto que tarde te compras unas zapatillas de running (sabia decisión) y a partir de ahí viene todo lo demás. A medida que vas saliendo a correr con más asiduidad vas necesitando más cosas, o te vas encaprichando de más cosas,… y claro, te las vas comprando.

Las marcas deportivas han creado toda una gama de productos (más o menor útiles, y más o menos caros) que ponen ante tus ojos y a los que tu “yo consumista” no se puede resistir: camisetas técnicas, mallas, chubasqueros y prendas térmicas para el invierno, cortavientos, zapatillas, prendas de compresión, prendas con componentes reflectantes para salir a correr de noche, gafas de sol, relojes con pulsómetro, más zapatillas… y la lista podría continuar.

A esto hay que añadirle el coste de las inscripciones para carreras (alguna incluso fuera de tu ciudad o país, con lo que hay que sumar los gastos del viaje) o si te apuntas a algún grupo de entrenamiento o pagas a un entrenador personal, las visitas al fisio,…

Si al final vas sumando te das cuenta que esto de correr ya no es tan barato como parecía cuando empezaste.

Esta estupenda viñeta de 72kilos.com (blog que recomiendo seguir) es un resumen perfecto de esta cuestión:

72kilos - Correr es barato

Volvemos a la pregunta del principio: ¿el running es barato? Bueno, creo que la respuesta que más se ajusta a la realidad es que es barato “al principio”, pero una vez que pasa esa etapa inicial, y casi sin darnos cuenta, vemos como el dinero que hay que destinar al running va aumentando cada vez más. Esa “visión idílica de gasto 0” que teníamos al principio ya ha quedado en el olvido.

Otra cosa diferente es preguntarte si ese dinero que te gastas en el running está bien empleado… seguro que dirías que si; al fin y al cabo, es un gasto en algo con lo que disfrutas y que te apasiona, por lo que en el fondo lo consideramos un dinero bien aprovechado.

 

Fotos: Picky Runner y 72kilos